Mientras muchos economistas e indicadores económicos proclaman que la economía estadounidense ya está o está a punto de estar en recesión, numerosas empresas de Europa, Asia y Medio Oriente están invirtiendo simultáneamente en la economía estadounidense.

En 2007, se inyectó desde el extranjero a empresas estadounidenses una cantidad récord de $414 mil millones, según el New York Times. Lo que es más, esta cifra representó un aumento de 90% con respecto al año anterior. Ciertamente, la bien publicitada inversión de capital de la realeza saudita en el debilitado Citibank es un ejemplo de esto.

Debido al clima económico y al dólar estadounidense, Estados Unidos es una ganga para los inversores en el extranjero que esperan que Estados Unidos se recupere en el largo plazo y están tomando medidas para posicionarse durante estos tiempos.

Dado el dólar ya débil y posiblemente aún más débil debido a los rumores de recortes de las tasas de interés, el clima para la inversión en Estados Unidos se está volviendo cada vez más favorable para los inversionistas extranjeros. Y los inversores deberían darse cuenta de que no todas las áreas de la economía estadounidense están pasando apuros. Por ejemplo, el mercado turístico en ciudades como Nueva York y Chicago no está pasando apuros, a diferencia del problemático sector inmobiliario. De hecho, dada la debilidad del dólar, ahora es uno de los mejores momentos en mucho tiempo para investigar el mercado turístico en Estados Unidos y diseñar una estrategia sólida a largo plazo.

El mensaje aparente es que los inversores extranjeros están pensando a largo plazo y esperan superar los problemas económicos actuales. Aquellas empresas que ya han invertido o que están investigando formas de beneficiarse del mercado no sólo han obtenido beneficios sino que también están tomando medidas para lograr una ventaja competitiva frente a competidores reacios.